De regreso en Vanita.

No me es soportable estar lejos de la cotidianidad vanitense: el día se inicia mejor con café. El café sabe mejor con leche de soya. La leche de soya sabe mejor si es hecha en casa. La casa es más acogedora si tiene cuarto de lectura y trabajo con vista a la ventana. La ventana es más agradable si su vista ofrece blancos paisajes, los vanitenses.

enhanced-3433-1445460521-1.jpg

Las mañanas se inician aquí con café y en compañía de Arturo C. Panto por ahora.

Al fin de regreso en Vanita.

Se requiere fuerza para ser guromno. Días estandarizados. Las mañanas son dedicadas a ser y vestir como anónimo. Con un Otro que decide cuándo comer, cuándo descansar, cuánto tiempo estar. Las noches son dedicadas a prepararse para repetir las mismas mañanas.”Eficiencia y Estabilidad”es el principio con el que el guromno promedio vive su existencia.

Por tal vida, los guromnos obtienen muchos puntos que algunos gustan de acumular y otros de consumir; ambas posiciones los mantienen insertos en aquella dinámica cotidiana.

Como lo demuestra su historia contemporánea, son un pueblo acostumbrado a la abundancia, a la inmediatez y al disfrute, lo que hace que valores como la estabilidad y la alta calidad sean inherentes a su cotidianidad.  Tras la independencia de Vanita las relaciones entre ambos gobiernos habían sido distantes, limitándose a conocer del otro los estereotipos que el viento traía.

Pero las eras cambiaron. Con la era digital las distancias se acortaron, y si bien los estereotipos no han desaparecido, sí lo ha hecho el miedo a acercarse al otro.

Por medio de la digitalidad, nosotros, vanitenses sin abundancia, nos enteramos de las maneras guromnas de obtenerla. Y de ahí la oleada vanitense que va a prostituir sus vocaciones a cambio de algo de profusión.

Algunos ya regresamos a Vanita. Quizá otros no lo harán.

Resultado de la misma digitalidad y del contacto con inmigrantes desesperados en su cotidianidad laboral, algunos guromnos han desarrollado curiosidad por los vanitenses, sus lares y costumbres.

En estas fechas, abundan artículos, documentales y libros de viajero sobre Vanita. Todos ellos ricos en datos pero escuetos de profundidad. Como esta “Guía a Vanita, tierra de la melancolía” que tengo a mi izquierda. Una guía, escrita desde la lejanía, llena de falta de tacto y referencias.

Muy en especial para los camaradas guromnos que tomaron esta guía para acercarse a mí, escribo las presentes y siguientes secciones (reescribiendo su guía) esperando que el resultado tenga la distancia necesaria para introducir al interesado a Vanita.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s